gww11

La principal característica del sensor vidrio es de construcción clásica, donde se aloja una bobina de platino en el interior de un tubo de vidrio.

Los sensores de platino con encapsulado de vidrio tienen el mismo concepto de fabricación del sensor de cerámica, ya que básicamente se basan en un elemento sensor, en este caso un alambre de platino, enrollado en un núcleo de vidrio, que posteriormente es sometido a una temperatura que funde el alambre de platino en la superficie del núcleo. Sobre este conjunto se aplica una nueva camada de vidrio que también es fundido, que sirve como protección mecánica para el elemento sensor.
Este concepto de diseño garantiza que el sensor tenga una excelente resistencia a golpes y vibraciones. Otra característica interesante de este tipo de construcción hermética, es que pueden ser expuestos directamente a humedad y a elementos líquidos ácidos o alcalinos, sin sufrir deterioros.
Los sensores de vidrio (GWW) están disponibles en varias versiones, simple o doble, y su rango típico de temperatura de trabajo varía entre -200°C y +400°C, dependiendo del modelo.

gww10

Valor nominal: 100 Ω a 0 ° C
Coeficiente de temperatura: 3850 ppm / K
Clase de tolerancia: IEC 751: Clase B, A y B 1/3
Tolerancias más estrechas en rango de temperatura restringidas.
Cables de conexión: alambre de níquel recubiertos con platino.
Encapsulación: Puede ser utilizado en la mayor parte líquida sin protección (agua, aceite, disolventes, ácidos …).